junio 2, 2015

Las petroleras intentan no quedarse fuera del pacto sobre cambio climático

1433156464_065036_1433166635_noticia_normal

«El cambio climático es un desafío crítico para nuestro mundo», reconocen seis grandes grupos petroleros europeos en un escrito enviado a Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. BP Group, BP, Eni, Royal Dutch Shell, Satoil y Total intentan no quedarse fuera de los acuerdos contra el calentamiento global que se cerrarán en una cumbre internacional en París a finales de año, donde se deben aprobar los mecanismos para sustituir al Protocolo de Kioto. El escrito también lo han remitido a Laurent Fabius, ministro francés de Exteriores y presidente de la cumbre de París de diciembre, la denominada COP21.

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es el principal objetivo de ese encuentro y de las negociaciones previas que los Gobiernos están manteniendo. Las principales economías del mundo están presentando sus compromisos para la reducción de las emisiones. Y las compañías dedicadas a las energías fósiles están en el punto de mira de un modelo económico que debe tender a la descarbonización, como reconocía la semana pasada la propia Figueres.

Ante esta situación, estas seis grandes petroleras europeas -las americanas han preferido no firmar el escrito enviado a la ONU- intentan moverse para no quedar al margen de los acuerdos que puedan surgir de París. Las empresas sostienen que quieren «abrir un diálogo directo con la ONU y los Gobiernos».

La fórmula que proponen pasa por fijar precios al carbono, es decir, por los mercados de compra y venta de derechos de emisión, que ahora mueven al año alrededor de 34.000 millones de dólares, unos 31.000 millones de euros, según el último informe del Banco Mundial.

Estas seis grandes empresas creen que fijar precios al carbono puede «desalentar las opciones de alto contenido» en CO2 y «reducir la incertidumbre que ayudará a estimular las inversiones en las tecnologías bajas en emisiones». Piden «marcos reguladores transparentes, estables y ambiciosos».

La difusión de esta carta, adelantada por el Financial Times, coincide con la apertura en Bonn (Alemania) de una conferencia, apadrinada por la ONU y en la que habrá negociadores de 190 países, en la que se pretende avanzar en el borrador del protocolo que se debe aprobar en París. El objetivo último de este nuevo acuerdo es una reducción de las emisiones para que el aumento de la temperatura no supere los dos grados con respecto a los niveles preindustriales.

«Reconocemos que la tendencia actual de las emisiones de gases de efecto invernadero es superior a lo que (…) es necesario para limitar el aumento de la temperatura a menos de dos grados por encima de los niveles preindustriales», indican en su misiva los responsables de las seis grandes petroleras. «El desafío es ahora cómo satisfacer una mayor demanda de energía con menos CO2″, añaden. «Estamos listos para desempeñar nuestro papel», aseguran estas empresas.

junio 1, 2015

La escocesa Cairn Energy desiste de las prospecciones en el Mediterráneo

1433255136_529611_1433258325_noticia_normal

La escocesa Cairn Energy no buscará petróleo y gas en el Golfo de Valencia. Este proyecto, y otros similares en el Mediterráneo, mantenía dividido al PP: los Gobiernos valenciano y balear rechazaban las prospecciones mientras desde el Ministerio de Industria se apoyaban. Pero Cairn ha pedido a Industria que extinga los cuatro permisos (de 2010) que tenía y amparaban los sondeos acústicos que quería hacer. Da este paso ante el más que probable veto por parte del Ministerio de Medio Ambiente a sus planes.

Cairn era uno de los puntales de la fiebre en España de las prospecciones marinas en busca de hidrocarburos. Pero comenzó a retirarse el 31 de diciembre, cuando cerró las oficinas en Madrid de su filial, Capricorn Spain Limited. Lo hizo un mes después de que se conociera un informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar que alertaba del peligro para varias especies protegidas de los sondeos acústicos, algo parecido a una ecografía del fondo marino para tratar de descubrir si hay estructuras geológicas que puedan albergar gas o petróleo.
más información

Medio Ambiente desaconseja los sondeos en el golfo de Valencia
La petrolera escocesa Cairn Energy cierra sus oficinas en España

Industria recibió a principios de mayo un escrito de la empresa en el que pedía que se extingan los cuatro permisos de investigación que tenía: Benifayó, Gandía, Alta Mar 1 y Alta Mar 2. Eran el paraguas legal que permitía a Cairn tramitar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que le hubiera permitido hacer los sondeos. «Al ver que la DIA iba a ser negativa, han decidido renunciar porque supongo que tiene menos coste de imagen pública», ha indicado este martes Carlos Bravo, miembro de la Alianza Mar Blava, una asociación contraria a las prospecciones en el Mediterráneo.

Fuentes de Industria han indicado que, «en principio, la renuncia no conlleva ninguna sanción administrativa», a diferencia del caso de Repsol, que ha decidido no continuar en Canarias con sus prospecciones.

Mientras, desde el Ministerio de Medio Ambiente, que no fue informado por Industria de la renuncia de Cairn hasta finales del mes pasado, han pedido a la empresa que ratifique que su intención es que los permisos sean extinguidos. Si en un plazo de diez días no hay respuesta, este ministerio archivará la DIA que Cairn tramitaba para realizar los sondeos. Los trabajos estaban previstos durante 75 días en un área de situada a unos 50 kilómetros del puerto de Valencia, a 28 al sur de las Islas Columbretes y a unos 50 al oeste de la isla de Ibiza.

El futuro de las prospecciones en el Mediterráneo parece cada vez más complicado. Existe otro informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, que también critica la viabilidad del proyecto de sondeos acústicos marinos de la empresa Spectrum Geo Limited en las Baleares.